viernes, 18 de noviembre de 2011

Carta a Diego de Rivera

Cierta carta que vi de casualidad en cierto saco de cierto señor, y que procedía de cierta damisela de la lejana y pinche Alemania, y que me imagino que debe ser la dama que Willi Valentiner tuvo a bien mandar aquí  vacilar con intenciones <<científicas>>, <<artísticas>> y <<arqueológicas>> me dio mucho coraje y a decir verdad celos [...]
por qué seré tan mula y rejega de no entender que las cartas, los líos con enaguas, las profesoras de... inglés, las modelos gitanas, las ayudantes de <<buena voluntad>>, las discípulas interesadas en el <<arte de pintar>>, y las <<enviadas plenipotenciarias de lejanos lugares>>, significan únicamente vaciladas, que en el fondo tú y yo nos queremos  harto, y así pasemos aventuras sinnúmeros, cuarteaduras de puertas, mentadas de madre y reclamaciones internacionales, siempre nos querremos. Creo que lo que pasa es que soy un poco bruta y un tanto cuanto zorrilla, pues todas esas cosas han pasado y se han repetido durante siete años que vivimos juntos y todas las rabias que he hecho no me han llevado sino a comprender mejor que te quiero mas que a mi propia piel, y que aunque tú no me quieres igual manera, de todos modos al me quieres, ¿no? O si no es cierto, siempre me quedará la esperanza de que sea así, y con eso me comformo...
Quiéreme tantito. Te adoro.

2 comentarios:

that's me! Cris Guco dijo...

Tienes unos escritos muy xulos

un besito

Blog de fotografia de moda
www.cristinaguixeras.com
www.dontletmeout.blogspot.com

¡Laura! dijo...

muchas gracias andrea! y para fantástico ya está tu blog, vaya fotos!:)